Nuestros hijos hacen novillos

Los niños de infantil que asisten a escuelas tradicionales pasan al menos 5 horas al día en un aula normalmente pequeña con 26 niños más y la profe. No tienen muchas opciones de elegir sus actividades, ni de hacer juego simbólico y mucho menos juego libre (salvo los 20-30 minutos de patio que establece la Comunidad de Madrid) ¿Es posible no sentirse estresado con este panorama? Yo como adulto no lo aguantaría, así que no espero que lo hagan mis hijos.

Por ello de vez en cuando y en la medida de lo posible hacemos pellas, novillos, rabonas o como lo quieras llamar. En definitiva, faltan a clase por prescripción de sus papás que somos nosotros mismos, y no os podéis imaginar lo beneficioso que es para ellos:

  • Primero sienten que se les tiene en cuenta, y así es. Candela ha faltado a clase cuando hemos notado que estaba cansada o estresada, y hablando con ella, conectando con sus necesidades hemos decido que necesitábamos un día extra de vacaciones. También ha ocurrido cuando los adultos hemos necesitado descansar de la rutina de llevarles al cole o queríamos hacer algo especial.
  • Aprenden algo muy valioso en la vida que es lo que llaman TOMARSE UN RESPIRO, para coger fuerzas y cargar pilas. Esto no te lo enseñan en las escuelas.
  • Aprenden el significado de la palabra “excepción”. Al escoralizar adquieres el compromiso de llevar a tus hijos al cole y es muy importante cumplir los compromisos, pero no por encima de tu bienestar. Así que hacer pellas es una excepción, además estamos ocupando la plaza que podría estar ocupando otro niño. Todo esto se lo explicamos tal cual a Candela (casi 4 años) que lo entiende perfectamente.

 

Lo curioso del tema es lo mal visto que está. Lo notas en la cara de la profe cuando le dices que tu hija no ha ido al cole porque se fue a esquiar con su padre, o cuando lo comentas en el trabajo y te preguntan sorprendidos si no ha ido al cole. Es la misma desaprobación que ya hemos vivido con la lactancia o el colecho, por gente que piensa que estamos criando potrillos salvajes, desobedientes, que no se dejan dominar. Y en realidad es justo eso, solo que además con grandes dosis de respeto y cariño.

En el mundo de los adultos, trabajar en una empresa flexible a la hora de disfrutar de tus vacaciones está muy bien visto, poder coger días sueltos cuando lo necesitas o te viene bien, es algo muy positivo. ¿Por qué obligamos a nuestros peques a cumplir con un calendario escolar tan inflexible?

 

 

Anuncios

4 thoughts on “Nuestros hijos hacen novillos

  1. Me parece genial…y soy maestra en infantil. Es algo que siempre digo a las familias cuando nos conocemos, un viaje, una abuela que viene a casa, un día de descanso porque los padres tienen fiesta…. son enriquecedores como puede ser un día en la escuela, pero seguramente más. Hay que potenciar la idea de que vivir es aprender, y ni la vida y ni el aprendizaje se reducen al espacio y tiempo que es el colegio. Me alegra que pienses así!

    Le gusta a 1 persona

  2. Hay mucha rigidez y exigencia por norma general, y los deberes son lo peor, cada día unos cuantos y en verano no te salvas ni un día jajaja pero si no tenemos otra opción hay que adaptar a los niños al método del colegio para que no vaya mal, guste o no guste, es algo que a veces no se puede evitar.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s