TBL: Como fomentar el pensamiento crítico o creativo. Versión subjetiva.

Hace unos meses mi amiga Cristina Albarrán os escribía en el blog sobre una charla a la que asistió sobre el TBL (Thinking Based Learning) impartida por el Dr. Robert Swartz en el colegio CEU de Montepríncipe (Boadilla). En aquel post exponía la versión objetiva de la charla, y ahora os dejo la versión subjetiva, con sus impresiones personales. Un lujazo, disfrutadlo!:

Aquí escribo de nuevo pero esta vez quiero dar la versión más subjetiva de la charla, de la sensación personal que me dejó el entorno y cómo sentí el modo de plantear la educación por parte de CEU y de la sensación general de que las cosas van a ir cambiando porque muchos profesionales y muchas familias quieren que vayan cambiando, ¿Hacia dónde y cómo es lo que hay que tratar con mimo y ojalá se pueda lograr un consenso entre todos que suponga una mejora para nuestros peques?

Personalmente empecé con una actitud bastante crítica porque ya sólo el título de la charla me hizo dudar que se ajustara a mi experiencia, a la forma en la que veo la infancia, la crianza y la educación de los peques (os recuerdo el título ¿Cómo trabajar las destrezas del pensamiento en casa? La importancia de enseñar a pensar desde edades tempranas). Me chocaba el hecho de “enseñar a pensar” pero conseguí abstraerme de mis prejuicios y comencé a escuchar la presentación que dieron al Dr. Robert Swartz que es mentor del CEU Monteprincipe para implantar el TBL en las aulas.

Sinceramente, valoro mucho los esfuerzos que se hacen por seguir avanzando en educación, por implementar cosas nuevas, porque el sistema no sea un dinosaurio anclado en el pasado. Hablaron de las aulas de liderazgo, de trabajar la educación emocional en las aulas, de la psicomotricidad pero todo eso me dio la sensación estaba dirigido siempre a sacar lo mejor, a llegar a lo más alto, a ser el o lo mejor, a convertirse en “águila y no ser gallina de corral” (frase literal que dijo alguien del CEU). Personalmente esa forma de enfocar la educación me da escalofríos, orientada a ser mejor, llegar a lo más alto, me da por pensar que son objetivos que vienen impuestos porque ¿Quién decide que es mejor? ¿Quién decide donde está el punto más alto? Y sobre todo ¿Qué pasa si no todos llegan a esos puntos altos? Quiero pensar que se refieren al máximo desarrollo de cada persona, de cada habilidad individual, a reconocer y potenciar las habilidades que a cada uno nos hace diferentes, a ayudarnos a desarrollar nuestros propios objetivos, los objetivos que voluntariamente nos ponemos cada uno y especialmente en la niñez, pero creo que eso aún está lejos, a no ser que se cambien los criterios y las formas evaluadoras.

En mi experiencia como mamá de dos peques he visto que sus logros son hipercelebrados por ellos mismos cuando son sus propios deseos los que les impulsan a querer lograrlos, que sienten algo maravilloso cuando consiguen algo que ellos mismos se lo plantean como reto porque quieren hacerlo, por ejemplo ponerse de pie cuando aún no saben andar, hacer pompas de jabón, pinchar un trozo de comida, conseguir pronunciar una palabra tal y como ellos pueden y que tú les entiendas, y otro largo conjunto de cosas que van aprendiendo poco a poco y cuyo motor principal son ellos mismos. Y luego convertimos en las escuelas, o en casa, que su motor sea complacer al profesor, al adulto, y conseguir lo que te dicen que tienes que conseguir, olvidándote de cuáles son tus motivaciones internas.

Ya escuchando al protagonista de la charla me encantó su forma lógica de ir orientando las ideas, de ir desarrollando el discurso lógico de la charla para que entendiéramos el objetivo final del TBL (Thinking Based Learning), pero no quita que me fueran surgiendo dudas respecto algunos puntos.

Genial la idea de que todos tenemos la capacidad de pensar y que se basa en la experiencia e información almacenada, por eso tiene que ser muy estimulante escuchar en un aula o grupo las ideas diferentes que surgen, ideas que pueden ser muy diferentes en función de la heterogeneidad del grupo. Esto creo hace crecer la autoestima del individuo al sentir confianza para presentar sus ideas sin sentirse juzgado, sin avergonzarse porque sean buenas o malas porque nadie las va a juzgar, sólo se exponen, se trabajan las consecuencias y todos pueden elegir la que consideran mejor. Ayuda a no aferrarse a una idea propia simplemente por ser propia y por ser la tuya, estimula que se escuche a los otros y que seamos capaces de moldear nuestras ideas iniciales, o no, según cómo vayan saliendo las cosas. Sin embargo, tengo mis dudas de cómo debe ser el papel del “profesor” o “guía”, ¿qué ocurre si el profesor no es capaz de librarse de su capacidad juzgadora, de su propia experiencia para saber o dirigir si algo será mejor o peor decisión? Me preocupa la idea de un entrenador que guíe demasiado, que realmente no estimule, no promueva la diferencia de pensamiento, sino que se convierta en muy capador, que sólo se preocupe en que se encuentre un camino correcto, el que funcione, el que el entrenador considere el correcto, el más beneficioso y de nuevo volvamos al mismo sistema de pocas ideas creativas porque no le gustan al profesor.

Valoro la técnica del TBL por dejar que fluyan las ideas, sean cuales sean y esto me remite a la educación o crianza más inicial, cuando ni siquiera nuestros peques ni hablan ni andan, a cuando empiezan a manipular cosas y nos esforzamos en decirles cómo deben encajar las piezas de un puzzle, cómo deben comer con cuchara, qué colores usar, cómo usar el lápiz, cómo subir escaleras, por donde pueden o no pueden ir porque pueden caerse…es en esos puntos donde ya les estamos bloqueando la confianza y su capacidad creativa, su capacidad investigadora, les bloqueamos que puedan encontrar soluciones satisfactorias por y para ellos mismos.

En definitiva, encontré el punto de porque me chirriaba el título y la frase “enseñar a pensar”. Pensamos desde muy pequeños, somos creativos desde que manipulamos, cada peque tiene un motor interno que le estimula a hacer las cosas que desea y busca soluciones a sus problemas bien experimentando cosas nuevas, que pueden funcionar o no funcionar, o usando su experiencia previa, que debido a la juventud es pequeña pero muy intensa. Así que su entorno, buscando siempre lo mejor para ellos, nos esforzamos en darle soluciones casi de antemano, sin que lo necesiten, para que consigan su objetivo, para que no se equivoquen, para que la frustración y el enfado que conlleva no aparezca en sus caritas…y esto hace que le comencemos a bloquear su propia capacidad creativa, a que empiecen a necesitar de forma mas o menos intensa un guía mas o menos estricto, comienzan a perder la libertad para experimentar con confianza y ese es el punto donde me chirria lo de enseñar a pensar…¡Claro! Les tenemos que enseñar a pensar de modo crítico y creativo porque se lo hemos bloqueado anteriormente.

Así que manos a la obra, dejémosles experimentar, crear, que se equivoquen, que acierten, que inventen, acompañémosles en sus ideas locas (locas para nosotros porque basados en nuestra experiencia intuimos que algunas pueden no funcionar) pero ellos van adaptando su creatividad a sus experiencias y su imaginación a la realidad.

Dejémosles que pinten soles verdes y pájaros sin alas, que bailen y salten, que suban donde quieran subir o bajen donde quieran bajar, experimentar y equivocarse puede ser muy frustante pero igualmente estimulante cuando consigues algo en lo que crees y que has conseguido por ti mismo…acompañémosles y velemos por su seguridad, proporcionémosles materiales y espacio.

Ya para terminar remarco mi preocupación por siempre perseguir lo mejor, que la educación vaya dirigida a lo mejor, me encantaría dirigirla hacia la diversidad, hacia lo apropiado, hacia lo más conveniente en cada caso, para mí la palabra mejor lleva algunas connotaciones negativas, pero eso es para mí.

Algo que pienso hacer después de aprender sobre TBL es implicar más a mis peques en las decisiones de casa, ajustadas a su edad, desde elegir el desayuno o cena, o qué hacer en los días festivos. Dejarles más libertad cuando ellos se enfrenten a un problema, observarles e intentar no darles mis soluciones, animarles a seguir intentándolo, a responderles con preguntas cuando ellos me hagan preguntas para que ellos discurran y lleguen a sus ideas, ayudarles para buscar información sin que yo sea la fuente proveedora de información, a dejarles que se equivoquen y valorar que el error nos ayuda a aprender. Lo difícil será que no todo el entorno rema en la misma dirección, en casa lo haremos como juego. Y especialmente me ha gustado dejar los libros a mitad para pensar qué cosas podrían ocurrir, qué decisiones pueden tomar los protagonistas, qué consecuencias puede tener cada decisión y todo eso jugando, sin obligar, sin imponer, jugar a imaginar y pensar.

Pues de nuevo me he extendido una barbaridad.

Gracias de nuevo.

Cristina.

https://www.facebook.com/cristina.albarran.1?fref=ts

Escuela infantil Achalay

Me siento feliz cuando voy a buscar a Nacho (1 año) al “cole” y le veo contento encima de su profe que está sentada en el suelo, con los compañeros de clase también cerquita, cada uno haciendo sus cosas, pero todos juntos.

Me siento muy feliz cuando en ese momento puedo entrar en la clase, sentarme con ellos, mirarles y sujetar a alguno de los pequeños que se apoya en mí para levantarse. Todos en calma, hace poquito que se han levantado de la siesta algunos, y otros siguen en ello . Los que siguen durmiendo serán despertados por sus padres o cuidadores que pueden entrar hasta las cunitas, como si estuvieran en casa.

Nacho a veces viene corriendo con los brazos en alto y otras veces se queda con Araceli sentado, sonriendo, o sigue jugando dentro de una caja de cartón con su compañera Claudia o concentrado en el ruido que hace arrastrar una tapa de paté la piara por el suelo. No tiene prisa, porque está como en casa.

Cuando ya está en mis brazos y nos vamos, Nacho a veces se despide acercando su cabecita a la de Araceli, rozando las mejillas con una sonrisa en la cara y los ojillos medio cerrados del gusto.

Salimos al pasillo para irnos y pasamos por cuerdas, tubos, guirnaldas de tapones reciclados, suaves gasas y telas colgadas que nos rozan al pasar. Pizarras a la altura de los niños con tizas de colores para pintar y cajas con libros para que nadie se olvide de llevarse uno a casa, un rincón de lectura y a veces un dulzón olor a incienso. A la salida siempre nos despiden Belén y María, directora y secretaria del centro, que saben el nombre de todos los niños, que besan y abrazan a todos los que se dejan y que intercambian palabras con los papás a los que también conocen.

El ambiente en la escuela infantil es de ternura, respeto hacia los niños y las familias, y esto es lo normal, pero yo lo disfruto tanto porque en “la otra escuela”, a la que asistió Candela (3 años), muy pocas cosas eran normales: a pesar de algunos de sus profes, cariñosísimos (Maite, Natalia, Lidia, Raul) el centro estaba más interesado en el negocio que en el bienestar de los pequeños. Ahora puedo decir que toda la incertidumbre que hemos podido sentir por el cambio ha merecido la pena.

Hoy es carnaval y mi marido está en Achalay con Nacho, van a hacer un pasacalles con los peques disfrazados en el que se pide a las familias que participen si pueden, lo normal. Me envía fotos por wsp con cuidado de no sacar en ellas a otros niños, lo normal. También se ha llevado a Malcolm (nuestro perro), lo normal.

Que importante es sentir que dejas a tu hijos en buenas manos, y que tranquila está una cuando las piezas del puzle empiezan a encajar.