Desescolarización veraniega.

Los primeros días de vacaciones de Candela han sido un poco duros, ha pasado de estar 7 horas al día “dirigida” en el cole, a disponer de ese tiempo para sus propios intereses. Ha pasado de no poder elegir nunca sus actividades, a poder hacer lo que quiera, a escucharse y hacer lo que le pide el cuerpo. Ha pasado de tener que obedecer continuamente, a poder reconocer y expresar sus sentimientos, negociar y tratar de respetar. Todo esto, junto con seguir las rutinas de casa y entretenerse sola gran parte del tiempo, no está siendo fácil.

En un primer momento nos asustamos un poco, y yo que estaba leyendo cosas sobre la desescolarización, había escuchado decir que “por cada año de escolarización se necesita un mes de desintoxicación”, ¡Madre mía, vamos a estar así casi la mitad de las vacaciones!. Afortunadamente a partir de los primeros días la evolución y adaptación a la nueva situación ha sido muy favorable, yo llevo varios días sin escuchar eso de “me aburro”, como si fuéramos nosotros los encargados de proporcionarle entretenimiento continuamente. También los niños son muy listos y supongo que se le habrán quitado las ganas después de llevar varios días escuchando respuestas del tipo: “Qué bien hija, no sabes lo mucho que me alegro, es muy sano aburrirse, ya lo verás” o “Estupendo, aprovecha que el resto del año no tendrás tanta suerte” que son las versiones modernas y empáticas del “pues cómprate un mono” que me decían a mi de pequeña.

Desescolarizar no implica necesariamente plantearse sacar a los niños del cole, hacer homeschooling o unschooling. Son muy interesantes los talleres de Laura Mascaró para todo tipo de público, en los que se plantea la desescolarización interna como un proceso de poner cada cosa en su lugar, desmitificar la escuela tradicional, su necesidad, quitarnos complejos y presiones y relajarnos para ver el aprendizaje como algo natural, espontáneo divertido y enriquecedor. Porque hoy en día, en el mundo que vivimos no creo que nadie piense que un niño no es capaz de adquirir conocimientos y desarrollar sus intereses sin ir a la escuela. Porque hoy en día con el acceso a la información del que disponemos, ni la escuela ni el colegio son fuentes de sabiduría, ningún profesor puede saber todo lo relacionado con una materia, que alguien no pueda encontrar por sus propios medios. Y porque sabemos que todo lo que se estudia en primaria, alguien con la madurez suficiente es capaz de aprenderlo en tan solo año y medio.

Entonces a menudo me pregunto si necesitan mis hijos asistir a la escuela, y la respuesta siempre es NO, no lo NECESITAN en absoluto. Les puede venir bien en algunos aspectos y es la mejor opción a nuestro alcance para “conciliar” (ja,ja y ja, perdón pero me da la risa siempre que escribo o escucho esa palabra). Pero siempre teniendo presente que el aprendizaje importante es el que viven en casa y el de las propias experiencias que vayan teniendo. Aunque no esté 100% de acuerdo, el siguiente post sobre los 33 daños colaterales de escolarizar a tu hijo me gusta mucho como guía de observación de padres, porque son algunos de los efectos no deseados que se pueden dar y que conociéndolos se pueden intentar reconducir.

Así que el verano es una oportunidad perfecta para desescolarizarse, y hacer lo que niños tan pequeños deberían poder hacer todo el año: levantarse cuando quieran y observar tranquilamente la obra que hay frente a su casa, como en la foto. Este verano nuestros pequeños están en casa aburriéndose como ostras, no pueden estar mejor porque este año están con papá, que aunque sabe lo duro que se hace a veces, también sabe que llegará un momento en que lo echará de menos. Me mandan una foto en la que Candela ha aprendido a dormir a su hermano, llena de orgullo. Y cuando llego a casa me cuentan todas las novedades: “Hay una grúa y están haciendo un agujero para el garaje”,”Y hemos discutido y mi hermano me ha tirado del pelo, pero ya lo hemos arreglado”,”Jugamos? Tú eres la hija y yo soy la mamá” o “Jugamos? Yo soy el dragón y tú la princesa”.

 

 

Anuncios